Thursday, 13 December 2012

Nuevas cifras de empleo informal en México según INEGI

Recientemente el Instituto Nacional de Estadística, Geografía e Informática (INEGI) publicó el boletín de prensa 449/12 referente al empleo informal en México, en este documento se calcula el empleo informal basándose en la metodología del manual: Measuring informality: A new statistical manual on the informal sector and informal ermployment de la Organización Internacional del Trabajo. 

Con datos de la Encuesta Nacional de Ocupación y Empleo (ENOE), INEGI afirma que en el tercer trimestre de 2012 la totalidad de lo que se conoce como medición ampliada de la informalidad sumó 29.3 millones de personas, de las cuales 14.2 millones conforman la ocupación en el sector informal, 2.1 millones del servicio doméstico remunerado, 6.2 millones al ámbito agropecuario y otros 6.8 millones a empresas, gobierno e instituciones. De esta manera la tasa de informalidad laboral ascendió al 60.1% para el periodo antes mencionado.

No mencionaré más datos pues todo se puede consultar en el boletín, lo que quiero resaltar es que a partir del documento publicado por la OIT el pasado 31 de octubre, INEGI amplía el indicador de informalidad, con lo que las cifras de este sector ahora contemplan lo que en su momento la OIT propuso en su documento El trabajo decente y la economía informal en el 2002.

Los nuevos datos de INEGI más allá de ser un indicador de que tantas personas tenían razón en señalar que los datos que presentaba INEGI no eran precisos ya que no contemplaban las nuevas recomendaciones de la OIT, deben ser tomados en cuenta para el análisis del entorno general del mercado laboral en México ya que un porcentaje importante de la población mexicana se encuentra laborando en la informalidad, es importante saber que es lo que orilla a una persona a comenzar a trabajar en la informalidad ¿es por decisión propia?, ¿acaso es porque el ingreso que percibiría en un trabajo formal se equipara de alguna manera al que ganaría en un trabajo informal?

Menciono lo anterior porque de acuerdo con Maloney (1999), hay varias características en el mercado informal de trabajo que pueden ser más deseables para el trabajador, menciona en específico dos: la primera que los trabajadores entran al sector informal para evadir impuestos y la segunda es que el sector informal les ofrece mayor flexibilidad y posibilidades de adquirir experiencia. En otro artículo Maloney (2004), encuentra que muchos trabajadores informales en Argentina y México están mejor en el sector informal en comparación con el formal; este último argumento es consistente con el trabajo de Marcoullier et al, (1997) dónde encuentran que en el caso de México, la informalidad puede ser incluso deseada por los trabajadores.

Estas preguntas también se pueden aplicar a nivel pequeña empresa ya que existen muchos negocios en México que se encuentran funcionando de manera informal, me refiero desde la señora que pone su puesto en la esquina para vender comida y que emplea a dos o tres personas hasta una fábrica de zapatos dentro de una casa y que puede emplear hasta diez personas y funciona perfecto sin registro alguno ante hacienda, créanme, esto existe.

Por otro lado, podemos argumentar que la informalidad es el resultado de una dinámica de exclusión por parte del mercado de trabajo, pues no hay capacidad para que toda la Población Económicamente Activa (PEA) tenga cabida.

De una o de otra manera, es importante comenzar a darle la importancia que este sector tiene, al final de cuentas siempre me acuerdo de aquel taxista que una vez me dijo que para que estudiaba si de todas maneras no iba a encontrar trabajo, (pueden leer la entrada aquí), ya que su taxi no estaba registrado formalmente, lo que indicaba que para él fue más fácil trabajar en la informalidad que buscar un empleo formal (además de que para esto no tuvo que estudiar, sólo aprender a manejar). 

Sin darse cuenta, él fue la razón por la que he decidido estudiar la informalidad laboral en México como parte de mi investigación doctoral.

Referencias

Maloney,W.F. (1999): "Does Informality Imply Segmentation in Urban labor Markets? Evidence from Sectoral Transitions in Mexico", World Bank Economic Review, Vol.13, No.3, pp.275-302

Maloney,W.F. (2004): "Informality revisited", World Development, Vol 32 , No7, pp.1159-78


Marcouiller D., Veronica Ruiz de Castilla and Christopher Woodruff (1997): “Formal Measures of the Informal-Sector Wage Gap in Mexico, El Salvador, and Peru”, Economic Development and Cultural Change, Vol. 45, No. 2, pp. 367-392.