Tuesday, 26 November 2013

¿Cómo buscan empleo los mexicanos?

En el año 2010 se le entregó el premio Sveriges Riksbank en memoria de Alfredo Nobel a los economistas: Peter A. Diamond (Massachusetts Institute of Technology), Dale T. Mortensen (Northwestern University) y Chistopher A. Pissarides (London School of Economics) por su trabajo en mercados con fricciones en la búsqueda.

El documento técnico que se elabora por la Real Sociedad Académica de Suecia, detalla:
El trabajo de investigación de Diamond, Mortensen y Pissarides se enfoca en fricciones específicas ocasionadas por altos costos en la búsqueda y "pareo", i.e. la dificultad explícita que tienen compradores y vendedores en localizarse mutuamente, esto ocasiona fallas en el mercado. En contraste, la descripción estándard del mercado establece que hay un gran número de participantes que intercambian al mismo tiempo, el acceso al lugar de intercambio y toda la información relevante está accesible a todos los agentes económicos sin costo alguno. 
Una de las principales interrogantes es sobre la manera en que se forman los precios en un mercado con fricciones. En particular, que tanta dispersión de precios se observará y que tan grandes son las desviaciones de los precios competitivos.

En específico Dale Mortensen analiza el lado de la demanda del mercado de trabajo. Desde un enfoque completamente microeconómico analiza las fricciones del mercado cuando los trabajadores buscan empleo y los costos derivados de la búsqueda y del pareo con las empresas. Mortensen (1970) y McCall (1970) son los primeros en analizar este tema y sus modelos propuestos generan resultados respecto a los determinantes de la actividad de la búsqueda y en particular la duración del desempleo.

Bajo este contexto, el buscador de empleo no tiene conocimiento de ofertas salariales de empresas en particular, pero tiene conocimiento de la distribución de oferta salarial entre empresas. El trabajador entonces, de forma secuencial, analizará las ofertas salariales intentando maximizar su valor presente esperado de ingreso futuro.

El comportamiento óptimo de búsqueda del trabajador implica tener un salario de reserva ante el cual el trabajador es indiferente entre aceptar un trabajo o seguir desempleado. El salario de reserva se fija para igualar el valor del desempleo (cuyo retorno inmediato es cualquier beneficio que recibe el trabajador por encontrarse desempleado) y a su vez este será igual al valor presente descontado de ingreso salarial del trabajo que acepte. Esto incluye la verosimilitud de conservar el trabajo, la tasa de interés a la que se descuentan los ingresos futuros y cualquier cambio salarial esperado en el trabajo. 

En otras palabras, el trabajador financiará su proceso de búsqueda de trabajo mediante el salario de reserva y analizará ofertas salariales hasta encontrar la que se ajuste de mejor manera a su perfil laboral, la duración del desempleo dependerá de su salario de reserva. En caso de que no exista salario de reserva o este haya disminuído hasta cero, el trabajador aceptará trabajos menos que ideales.

Si aplicamos este marco de análisis al caso del mercado laboral mexicano, tendremos que tomar en cuenta las peculiaridades del mismo. El salario de reserva en México está contemplado en la Ley Federal del trabajo (liquidación) que varía de acuerdo con la duración y tipo de contrato y es únicamente aplicable a trabajadores formales. Otra forma de salario de reserva se obtiene mediante el seguro de desempleo, pero en México no existe hasta la fecha un seguro de desempleo a nivel nacional, únicamente el Distrito Federal cuenta con este beneficio. El mercado laboral en México se divide en aquellos que se encuentran empleados con un estatus de trabajador formal y aquellos que se les denomina informales. De acuerdo con datos recientes del INEGI actualmente el 60% de la PEA en México tiene estatus de trabajador informal (para una discusión sobre el concepto de trabajador informal se puede leer más al respecto acá).

Si tomamos en cuenta que un gran porcentaje de las personas se encuentra empleadas en la informalidad, estamos diciendo que ese gran porcentaje por ley no tiene derecho a liquidación y por lo tanto su salario de reserva tiende a cero. Los buscadores de empleo se fiarán entonces de los contactos o diversos canales de búsqueda para asegurar empleo de la manera más rápida posible. Al respecto el INEGI captura toda esta información en la Encuesta Nacional de Ocupación y Empleo (ENOE), de manera trimestral. 

La ENOE contiene preguntas relacionadas con la búsqueda de empleo por parte del individuo, la duración de la búsqueda, los distintos canales a través de los cuales buscó trabajo y si el buscador de empleo cuenta con algún ingreso derivado de un empleo anterior, lo que sería su salario de reserva.

Partiendo del supuesto de que las oferas salariales son aleatoriamente exógenas, y con la información de la ENOE, los trabajadores en México utilizarán los siguientes canales para la búsqueda de empleo en México: 

  • Acudió directamente al lugar de trabajo (fábrica, tienda, taller).
  • Hizo trámites en una agencia o bolsa de trabajo privada.
  • Hizo trámites en un servicio público de colocación.
  • Hizo trámites en algún programa de empleo temporal del gobierno (federal, estatal o municipal).
  • Hizo trámites en o realizó alguna actividad para iniciar un negocio por su cuenta.
  • Puso o contestó un anuncio en internet.
  • Puso o contestó un anuncio en algún lugar público o en medios de comunicación (periódico o radio).
  • Acudió a un sindicato o gremio.
  • Pidió a conocidos o familiares que lo recomendaran o le avisaron de algún trabajo.
  • Sólo consultó el anuncio clasificado.
  • Otra actividad.

Como mero ejercicio didáctico y estadístico tomemos los microdatos del cuarto trimestre de 2010 y el primero de 2011 y veamos cuales fueron los canales que utilizaron los buscadores de empleo en México. Una condición necesaria es que los entrevistados hayan manifestado estar desempleados y buscando trabajo activamente en el cuarto trimestre de 2010. El número de individuos que cumplen con este criterio es de 5,702.

Los canales de búsqueda no son mutuamente excluyentes, esto significa que pueden utilizar más de un canal de búsqueda a la vez. Se puede construir una variable para capturar el esfuerzo en la búsqueda de trabajo a través del número de canales utilizados, un mayor número de canales utilizados es proporcional al esfuerzo puesto en la búsqueda.

La tabla 1 nos da un indicativo del esfuerzo en la búsqueda. Del total de la muestra seleccionada, alrededor del 84% tanto de hombres como de mujeres utilizaron sólo un canal para buscar trabajo y alrederor del 13% utilizó dos, esto denota poco esfuerzo en la búsqueda de trabajo por parte de los entrevistados.


Tabla 1: Intensidad de la búsqueda de trabajo

La tabla 2 muestra los canales de búsqueda a detalle, se puede observar que ir directamente al lugar de trabajo es el canal más empleado por los buscadores de trabajo, en segunda instancia, recurrir a familiares o amigos es otro de los canales más usados. Alternativamente, buscar trabajo en internet y mediante medios de comunicación masiva como la radio o el periódico aparecen como medios fiables para la búsqueda de empleo.

Tabla 2: Canales de búsqueda utilizados
Tan importante es saber cuales fueron los canales más utilizados por los buscadores de empleo como también saber cuales fueron los más efectivos. Del total de la muestra en el último trimestre de 2010 (5,702); 49% manifestó que encontró trabajo en el primer trimestre de 2011, 22% manifestó que seguía desempleado y 29% se reportó como fuera de la fuerza laboral, es decir, que dejó de buscar trabajo de manera activa. 

Del total de los que reportaron que se encontraban empleados (2,800) sólo se cuenta con información del 74% ya que la información respecto a los canales que fueron efectivos en la obtención de un empleo sufre de "missing values" o datos perdidos, que es una característica común en las encuestas en hogares y refleja errores en la captura de la información por diversas circunstancias como por ejemplo error por parte de los encuestadores. Este es un problema con el que se debe lidiar en la estimación de modelo econométricos. Sin embargo, para efectos del análisis descriptivo que aquí se presenta, la información resulta suficiente e informativa. 

En la tabla 3 podemos ver que los canales más utilizados en general son los que permiten que se obtenga un trabajo de manera más efectiva. El 54% de la submuestra de encuestados obtuvo su empleo por medio de familiares y amigos, el 20% lo obtuvo acudiendo directamente al lugar de trabajo y el 10% lo obtuvo mediante medios masivos de información (periódico o radio).

Tabla 3: Canales efectivos en la obtención de empleo
Conclusión

Considerando que la muestra con la que trabajé (desempleados en 2010 y cambio de estatus laboral en 2011) aproximadamente el 60% son informales. Resulta lógico que los canales de búsqueda de empleo más efectivos sean el de familiares y amigos e ir directamente al lugar de trabajo. Estudiar la dinámica de búsqueda de trabajo de los desempleados nos ayuda a entender que políticas laborales fomentar y fortalecer. Muchas preguntas y variantes pueden surgir a partir del análisis de los microdatos, como por ejemplo saber si existe una preferencia de los individuos en México por emplearse en la informalidad o quizá esa preferencia sea al revés. Es importante conocer el comportamiento micro para elaborar políticas macro. El análisis que se ha hecho aquí apenas es escueto, más y mejores técnicas econométricas y estadísticas existen para cumplir con estas tareas.

Referencias

"The Prize in Economic Sciences 2010 - Advanced Information". Nobelprize.org.Nobel Media AB 2013. Web. 26 Nov 2013. http://www.nobelprize.org/nobel_prizes/economic-sciences/laureates/2010/advanced.html

Microdatos de la Encuesta Nacional de Ocupación y Empleo del INEGI.

Tuesday, 15 October 2013

El ahorro para el retiro en México e informalidad

Recientemente la Asociación Mexicana de Afores públicó los resultados de la "Encuesta de ahorro y futuro ¿Cómo viven el retiro los mexicanos?"

La encuesta fue dirigida a dos poblaciones, personas retiradas y estudiantes universitarios. El nivel de escolaridad de la población retirada a la que se se aplicó la encuesta es bajo, sólo el 51% terminó sus estudios de educación básica. Del total de los encuestados, 77% reconoce que no hizo planes para el retiro y esto significa que 63% no ahorró para cuando ya no pudiera trabajar. Lo que llama fuertemente la atención es lo siguiente: 91% piensa que el gobierno tiene la obligación de ver por la gente mayor que ya no puede trabajar, el 86% piensa que aunque no se planée para el futuro Dios siempre ayudará y además el 78% piensa que los hijos tienen la obligación moral de mantener a sus padres cuando ellos ya no trabajan.

Estas estadísticas reflejan la poca cultura de previsión que hay en México, (y quizá no sólo para el caso del ahorro) al comparar ambas encuestas la tendencia parece cambiar en el sentido que la previsión sobre el retiro cobra mayor importancia para los que en la actualidad se encuentran cursando estudios superiores, pero estadísticamente no hay diferencia. Este fenómeno golpea a la economía familiar ya que 57% de los hogares entrevistados son mantenidos por una sola persona.

Tener empleo formal en México está relacionado con una mayor probabilidad de ahorro. Sin embargo, de acuerdo con los últimos datos del INEGI, al estar empleada como informal aproximadamente el 60% de la población economicamente activa, el ahorro para el retiro se convierte en un tema no prioritario. Se puede consultar más al respecto en el sitio de la Amafore.

Por su parte la Comisión Nacional de Ahorro para el Retiro (CONSAR) elabora la Encuesta de Trayectorias Laborales como un módulo en una muestra de viviendas de las ciudades autorepresentadas de la Encuesta Nacional de Ocupación y Empleo (ENOE), para conocer la historia laboral de los individuos. Los resultados de esta encuesta confirman lo reflejado en la encuesta de la Amafore respecto al ahorro para el retiro. 

Al observar los resultados de las transiciones laborales, los individuos que cambiaron de empleo en los cinco años anteriores al periodo de la encuesta lo hicieron a empleos informales, (56% en promedio para los que cambiaron hasta en 5 ocasiones de empleo). Sin embargo, cuando se les cuestiona de que manera piensan financiar su vejez, la mayoría responde que con su pensión (35%) o sus ahorros (26%). Si bien en esta encuesta el 46.2% ahorra, los que no lo hacen manifiestan que esto se debe a falta de ingresos.

Como se puede ver los resultados de ambas encuestas son similares en varios aspectos, es importante resaltar que la cultura del ahorro para el retiro es mayor en individuos que en la actualidad se encuentran laborando, comparado con aquellos que ya se encuentran en retiro y que como consecuencia siguen involucrados en actividades para obtener un ingreso.

El fenómeno que se presenta en ambos casos es la informalidad laboral, es alto el porcentaje de personas que trabajan en este sector y es importante entender si esta situación se debe a elección propia o a que el mercado está segmentado. De acuerdo con el análisis de  Alcaraz et al. (2012) entre 10 y 20% de las personas preferirían tener un empleo formal, pero que también hay una fracción de personas que prefieren la informalidad.

He presentado brevemente los resultados de dos encuestas para resaltar la importancia de la cultura del ahorro y previsión en México. Presumiblemente la falta de ahorro de las personas es resultado en parte de la presencia de empleos informales en nuestro país ya que en este tipo de empleos el ingreso resulta menor comparado con un empleo formal, además de que el empleo formal da acceso por ley a prestaciones (i.e. atención en salud, fondo de ahorro, afore, etc.).

Actualmente hay dos temas que se discuten en la agenda nacional y que se derivan de la reciente reforma hacendaria propuesta por el Ejecutivo: el seguro de desempleo y la pensión universal. Los esfuerzos del gobierno por fomentar la formalización del empleo hasta la fecha son nulos, veremos si el seguro de desempleo (de ser implementado) con el tiempo tendrá uin impacto positivo sobre el fomento a la formalización o termina siendo otro esfuerzo vano al que se le destinarán recursos un tiempo y después quedará en el olvido.

Referencias


Alcaraz, C., D. Chiquiar, et al. (2012). "Informality and Segmentation in the Mexican Labour Market." Banco de Mexico.

Friday, 19 April 2013

Estudios sobre dinámica laboral e informalidad en México

El tema de informalidad resulta de suma importancia para todos los mexicanos, estamos siempre al tanto de las publicaciones del INEGI cada trimestre para ver "en cuanto anda" el porcentaje de informales y no es para menos, muchas personas en nuestro país han trabajado o trabajan en este sector en algún momento de sus vidas y esto lo ha convertido en un tema central en muchos aspectos de la vida nacional.

Desde mi percepción la difusión hacia los no economistas (y economistas en ocasiones) que están interesados en el tema es poco o nulo ya que estamos hablando de literatura especializada que sólo llega a manos de quienes se encuentran haciendo investigaciones similares, hace falta mayor difusión de los resultados de dichas investigaciones y los modelos econométricos que se han utilizado para su análisis. Es por eso que a continuación menciono algunos de los trabajos que he leído sobre la dinámica del mercado laboral en México realizados por investigadores mexicanos.

Rodríguez Oreggia (2007) utilizando matrices de transición analiza los cambios en ocho categorías del mercado de trabajo: informal dependiente, formal dependiente, empleador, auto empleado, sector público, sin pago, desempleado e inactivo. En este análisis también se utiliza un modelo multinomial logit con la misma variable de fuerza de trabajo como dependiente y encuentra que la edad incrementa la probabilidad de estar en el sector informal y que la educación incrementa la probabilidad de estar en la formalidad y en el sector público.

Esquivel y Ordaz (2008) analizan la existencia de un premio salarial a la informalidad, de acuerdo a su análisis los formales tienden a ganar en promedio 40 o 50 % más que los informales. De acuerdo a sus estimaciones hay evidencia en contra de la libre movilidad en el mercado laboral, por lo que el mercado está segmentado.

Calderón (2008), en este estudio analiza como es que los individuos con diferentes niveles educativos "sobreviven" en el desempleo y si la duración del desempleo y aspiraciones laborales están influenciadas por haber sido trabajador formal anteriormente, en su estudio emplea modelos de duración o lo que se conoce como "métodos estadísticos de ánalisis de supervivencia". Algunos hechos importantes en este estudio son que aquellos con niveles menores a educación secundaria entran a la informalidad más rápido que trabajadores con nivel educativo mayor; asímismo que aquellos con niveles educativos bajos tardan más tiempo en encontrar trabajo formal, los resultados también sugieren que el pago de liquidación es un "colchón financiero" que prolonga la búsqueda de trabajo.

Duval y Orraca (2009) llevan a cabo un análisis de la participación laboral en el sector urbano de la economía en décadas recientes, los rubros que analizan son: participación en la fuerza laboral, tasa de desempleo y la proporción de empleo en el sector formal e informal asalariado. En este estudio se descomponen en cohortes por edad y efectos temporales y se observa que el patrón del ciclo de participación laboral se aproxima a una "U" invertida, los trabajadores jóvenes son más propensos a trabajar en el sector informal asalariado, mientras que el auto-empleo es más propenso en personas con mayor edad.

Loayza y Nagawara (2009) estudian las causas de la informalidad de forma generalizada y su aplicación para el caso de México, en su estudio analizan los determinantes de la informalidad  y argumentan que la informalidad no sólo es el resultado de una causa única sino de la combinación de las deficiencias de los servicios públicos, un régimen normativo gravoso y poca capacidad de supervisión del Estado, para sus análisis utilizan la metodología de Mínimos Cuadrados Ordinarios y Variables Instrumentales. 

Chiquiar et al, (2012) argumentan que el mercado laboral en México puede estar segmentado ya que mediante el método de máxima verosimilitud estiman que entre el 10 y 20 % de los trabajadores informales preferirían tener un trabajo formal, pero que también hay una fracción importante de trabajadores informales que se encuentra a gusto con su situación actual.

Como se aprecia, la literatura sobre el tema del mercado laboral en México e informalidad es diverso, no sólo se centra en las causas y consecuencias de la informalidad laboral, sino que los estudios profundizan en aspectos como la dinámica de la transición, análisis de supervivencia, características de la fuerza laboral y a probar la hipótesis de mercados laborales segmentados o integrados (Esquivel y Ordaz, 2008; Chiquiar et al, 2012) esto último es importante ya que se refiere a que si los trabajadores están en la informalidad por las barreras de entrada en el sector formal o porque la informalidad les ofrece mejores oportunidades. Aquí sólo he mencionado algunos, estoy seguro que existen más y con diversas metodologías para su análisis.

Referencias


Calderón Madrid Ángel, 2008, Unemployment dynamics in Mexico: Can micro-data shed light on the controversy of labor market segmentation in developing countries?, El Colegio de México

Chiquiar D., Carlo Alcaraz and Alejandrina Salcedo, 2012, Informality and segmentation in the mexican labor market, Banco de México

Duval Hernández Robert and Pedro Orraca Romano, 2009, A Cohort Analysis of Labor Participation in Mexico, IZA Discussion paper No. 4371.

Esquivel Hernández Gerardo and Juan Luis Ordaz Diaz, 2008, ¿Es la política social una causa de informalidad en México?, Ensayos-Volumen XXVII, núm. 1, pp. 1-32

Loayza, N., Sugawara, N., 2009, “El sector informal en México: Hechos y explicaciones fundamentales”, Trimestre Economico, 76 (4), pp. 887-920.

Rodríguez-Oreggia, Eduardo, 2007, “The informal sector in Mexico: Characteristics and Dynamics”, Revista Perspectivas Sociales/Social Perspectives, primavera/spring, Vol. 9, Num. 1, pp. 89-175.


Sunday, 3 March 2013

Dinámica del mercado de trabajo formal e informal en México

En México cuando escuchamos la palabra informalidad inmediatamente lo relacionamos con algo malo, incluso lo asociamos a la pobreza, lo que pensamos los mexicanos es que no es bueno para la economía en general y quizá ese pensamiento no esté alejado de la realidad.

Ahora supongamos que usted se encuentra desempleado y con muy poco (o nada) del dinero que le dieron de liquidación y recibe la llamada de un amigo al que tenía mucho tiempo sin ver y que por alguna razón se enteró de su actual situación económica, la llamada es para ofrecerle "chamba" en lo que usted encuentra "algo mejor", ¿cuál será su respuesta?, ¿acaso se negará a aceptar el trabajo sólo porque la informalidad es algo malo para la economía? seguramente la respuesta es que aceptaría el trabajo, o por lo menos yo lo haría, en realidad lo hice cuando trabajé en la panadería de mis tíos y con la que logré financiar mis estudios de licenciatura.

Muchos de los que comenzamos a trabajar en etapas tempranas de nuestras vidas (de acuerdo con evidencia de Maloney, 1999; Rodríguez 2007;  Duval y Orraca, 2011) lo hacemos en la informalidad porque esto nos permite tener acceso a "dinero rápido" ya que encontrar trabajo en la formalidad se vuelve una labor de mucho tiempo (además no contamos con experiencia alguna), bajo este enfoque en realidad ni pensamos si la informalidad es buena o mala (aunque para nosotros es buena porque nos pagan), simplemente nos interesa ganar dinero para solventar o contribuir con los gastos del hogar.

De acuerdo con datos del INEGI, en comparación con otros países México se coloca como uno de los países con menores tasas de desempleo a niveles comparables con los de Japón.



Asimismo, la tasa más alta de desempleo en México está presente entre individuos con secundaria terminada y con educación media y superior, como se aprecia en la siguiente gráfica.



A pesar de que la tasa de desempleo es relativamente baja, la siguiente gráfica muestra que un gran porcentaje de los que cuentan con un empleo lo tienen en la informalidad.



De acuerdo con Duval y Orraca (2011), el hecho de que las tasas de desempleo más bajas estén presentes entre individuos con niveles educativos bajos podrían indicar que un proceso de búsqueda muy largo sería un "lujo" que las personas no se pueden dar, por lo que con el tiempo rebajan sus expectativas laborales y aceptan casi cualquier empleo que les genere recursos.

¿Pero realmente es un 'lujo' estar sin trabajo en México? pues de acuerdo con Calderón (2008) la probabilidad de que un individuo busque trabajo por mayor tiempo incrementa si dicho individuo en su anterior empleo tuvo liquidación, este "colchón financiero" le permite buscar por un periodo más prolongado; de lo contrario, el individuo trata de acceder más rápido al mercado laboral; esto podría indicar que si se vuelve un lujo, hay que recordar que en México no se cuenta con un programa de desempleo (salvo el caso reciente del Distrito Federal). Calderón (2008), también argumenta que aquellos cuyo empleo anterior fue formal tardan más en acceder a empleos informales y plantea la interrogante sobre este aspecto ya que presumiblemente un trabajador formal tendría cierta ventaja (de acuerdo a la experiencia laboral y características en general) sobre los informales.

Si dividimos por género a las personas empleadas en informalidad, la siguiente gráfica muestra que a partir del año 2004 las mujeres comenzaron a tener una mayor participación en este sector.




La mayor presencia de las mujeres en informalidad podría se un indicador que de este sector es preferido por la flexibilidad de horarios que les permite a su vez desempeñar su rol de ama de casa y contar con recursos para apoyar los gastos diarios del hogar.

Sin duda para tener un mayor entendimiento del fenómeno de informalidad que es tan importante en nuestro país necesitamos entender la dinámica del mercado laboral en general, las investigaciones citadas en este escrito son referencias imperdibles para entender la dinámica entre formalidad en informalidad y con ello determinar que es lo que está causando que la mayor parte de la población trabajadora esté participando en este sector caracterizado  por baja productividad que a la larga afecta el crecimiento económico en México.

Hay algunas investigaciones partiendo del análisis de Levy (2007) que se enfocan en resolver la pregunta de si acaso la política social en México tiene alguna contribución para hacer más grande el fenómeno de informalidad, pero ese será tema de la siguiente entrada.

Referencias

Calderón Madrid Ángel, 2008, Unemployment dynamics in Mexico: Can micro-data shed light on the controversy of labor market segmentation in developing countries?, El Colegio de México

Duval Hernández Robert y Pedro Orraca Romano, 2011, Análisis por Cohortes de la participación laboral en México (1987-2009), El Trimestre Económico, Vol. LXXVIII, núm. 310, pp. 343-375

Levy Santiago, 2007, ¿Pueden los programas sociales disminuir la productividad y el crecimiento económico?: Una hipótesis para México, El Trimestre Econmómico, Vol. 74, No. 295(3), pp. 491-540

Maloney, W. F., 1999, Does informality imply segmentation in urban labor market? Evidence from sectoral transitions in Mexico. The World Bank Economic Review, 13 (2), 275-302

Rodríguez Oreggia E., 2007, The informal sector in Mexico: Characteristics and Dynamics, Revista Perspectivas Sociales, Vol. 9, Núm. 1, pp. 89-175

Friday, 22 February 2013

Cuatro años de Análisis Económico

Yo sé que pude ser cuestionable que proclame que este blog ha estado vigente durante cuatro años (18 de febrero de 2009), mas cuando lo he descuidado últimamente, pero pues mis razones personales he tenido para no publicar con tanta regularidad en este espacio.

Ahora que me encuentro en una nueva etapa académica en Inglaterra le voy a dedicar más tiempo a este sitio que tantas satisfacciones me ha dado.

Me encanta publicar en este espacio y haré mi mayor esfuerzo por seguir vigente a pesar de todo, a ti que has leído con regularidad lo que publico te agradezco infinitamente.